Travel Plus Ecuador Galapagos Tours Ecuador Decameron Colombia Transporte Aventura Relax Haciendas Tickets

Hacienda El Porvenir Ruminahui Cotopaxi cabalgata - Travel Plus Ecuador Restaurantes de Ecuador:
Más que una guía, comentarios y recomendaciones de lugares únicos para visitar, degustar y compartir en Quito Cuenca Guayaquil
.

Cuando conversamos de algún lugar visitado, procuramos describir lo mejor posible lo que vimos y sentimos, valiéndonos, de pronto, de alguna fotografía o vídeo.
Pero ¿Cómo lograrlo, cuando se trata de sabores? En ésta ocasión quisiera compartir con ustedes unas cuantas experiencias en restaurantes en Ecuador que, en lo personal, me parecieron por demás especiales y, por ende, altamente recomendables; la idea es motivar el descubrimiento de lugares únicos, si el caso, que conviertan una comida en una verdadera experiencia para los sentidos que, por supuesto, siempre se disfruta más en compañía.

La Boca del Lobo Quito - Travel Plus Ecuador

www.TravelPlusEcuador.com Inicio
Tours en Ecuador
Galápagos a su alcance
Colombia con Decameron
Promociones y otros destinos - Travel Plus Ecuador Promociones y otros destinos
Formas de pago - Travel Plus Ecuador Formas de pago
Seminario sobre Internet
Diseño de páginas Web
Asesoría Internet
Proyecto Aventura Ecuador - Travel Plus Ecuador Proyecto-Aventura
Artículos Turísticos sobre Ecuador - Travel Plus Ecuador Artículos Turísticos
info@travelplusecuador.com
Mapa del sitio - Travel Plus Ecuador Mapa del sitio

Curiosamente la idea de éste artículo surgió durante una cena; y más curioso todavía resulta cómo nuestros sentidos nos transportan en el tiempo y espacio para recrear sabores y texturas, ambientes y detalles que hicieron la velada inolvidable.

Espero esta nueva propuesta sea de su interés y agrado; apreciaría sus comentarios sobre los lugares mencionados, u otros que quisieran compartir o recomendar, para continuar ampliando este relato.


Empezaré con Coquus *, lugar sobrio pero elegante, ubicado en el sector de La Floresta (Quito); siempre es agradable conversar con el chef, quien describe con pasión los diferentes platillos, lo que no logra sino despertar nuestra imaginación, que no se ve defraudada, ni por un instante, en la degustación; la carta es más bien internacional, muy cuidada; en aquella ocasión probé el conejo, indescriptiblemente delicioso, acompañado con risotto, estuvieron, simplemente, espectaculares; las carrilleras también resultaron excepcionales. * Desafortunadamente éste restaurant ya no está funcionando.

Lemongrass Quito - Travel Plus Ecuador

Debo admitir que no soy muy amante de la comida condimentada, y cuando visité Lemongrass * (Isabel La Católica y Coruña, Quito) tenía la impresión que me encontraría con un menú oriental salpicado de sabores picantes; nada más alejado de la verdad: Admirable decoración ecléctica, carta ingeniosa, preparación suprema; recuerdo que probé el salmón con puré de raíz de apio y espárragos, acompañados por, definitivamente, el mejor tinto que he probado hasta ahora: Un Jacob’s creek, de Australia. Estoy ansioso por volver, y probar sus interesantes cocteles también. * Desafortunadamente éste restaurant ya no está funcionando.

Tenía curiosidad por conocer El Ventanal (Sector San Juan, Quito), más que nada, lo admito, por su ubicación, y la preciosísima vista que ofrece del Centro histórico capitalino; y no es para menos, pues éste moderno restaurante, de minimalista decoración, brinda una panorámica que se disfruta prácticamente desde cualquier punto en su interior; supremamente recomendable el plato llamado Mar y Tierra, que consiste en lomo fino con salsa de pimienta negra y langostinos.

El Ventanal Quito - Travel Plus Ecuador

Restaurant Casa Alonso  Mansion Alcazar Cuenca Salmon al horno con zuquini - Travel Plus Ecuador

Si hablamos de experiencias un poco más recientes a las antes mencionadas, tuve oportunidad de volver a visitar la ciudad de Cuenca, y me recomendaron que cenara en el Restaurant Casa Alonso de la Mansión Alcázar, no sólo por lo imponente de la Mansión en sí, o porque uno se siente transportado tan solo entrar, sino por su cordial atención y finísima mesa; sólo puedo decir que es el más espectacular salmón al horno con zuquini que he probado, tan bueno en verdad que de inmediato me hizo recordar aquel que probé en el Altitude 95 en la Torre Eiffel (así de bueno), aunque aquel que probé, hace relativamente poco tiempo también, en La Boca del Lobo, de Quito - otro lugar que me encanta - es supremamente recomendable también.

En aquella ocasión en Casa Alonso me animé, además, a probar un postre llamado "Studio de chocolate", simplemente el mejor postre de chocolate que he probado... hasta que conocí El Quetzal de Mindo y sus deliciosos los brownies (leer más abajo sobre ésta referencia).

Hace poco también tuve oportunidad de visitar, brevemente, la ciudad de Manta, y conocer el restaurante del Hotel-Boutique Nazo, que me encantó por su concepto, atención, detalles, y deliciosos platillos de estilo asiático. El salmón gratinado estuvo muy agradable, el atún Tataki, simplemente soberbio, con un toque de salsa de soya y ajonjolí, y qué mejor si se lo acompaña con un buen vino de la casa; los pescados son importados, lo que se nota en su delicado y muy especial sabor y textura.

Ahora hablemos de algo un tanto más “ligero”. Sabía que la vista desde el balcón del Café del Cielo en Luna Runtún (Baños) era fabulosa, y, honestamente, también resultaron serlo sus sándwiches y cafés.
¿El mejor chocolate caliente? Aquel en el antiguo Hospital Militar en San Juan (Quito), hoy Centro de Arte Contemporáneo, aunque, de nuevo, el de La Boca del Lobo (La Mariscal, Quito) no se queda atrás.
En cuanto a pastas, definitivamente me quedo con Al forno pizzería, por lo artesanal y natural de su masa y preparación, así como por la variedad de combinaciones -y generosísimas porciones.

Cafe del Cielo Luna Runtun Banos - Travel Plus Ecuador

Hacienda Rumiloma Quito - Travel Plus Ecuador

Recientemente tuve oportunidad de visitar la Hacienda Rumiloma (Quito), ubicada cerca de la ciudad y en medio del bosque y del mismísimo volcán que domina la urbe capitalina, lo que permite una vista impresionante y, a la vez, disfrutar de unos momentos de solaz en un ambiente rústico y lleno de detalles antiguos y, por supuesto, buena comida; en ésta ocasión probamos los postres, entre los que quisiera destacar el Cheesecake de frutos rojos y queso crema y el Semifreddo de Bailey’s, realmente buenos, que acompañamos con un Canelazo de la casa, bien preparado, como para abrigarse alegremente con Baco y compañía, si el lector comprende a lo que me refiero.


Finalmente fui a visitar el merecidamente galardonado local de Tantra restaurant * en el Riocentro Entreríos de Guayaquil, y tan sólo ingresar quedé gratamente sorprendido por su moderna y colorida decoración, por el buen gusto de su mesa, y eficiente atención; el platillo que me trajo hasta allí, el Yantra de lomo, resultó ser toda una experiencia, simplemente exquisito, delicado, jugoso, como para repetírselo sin remordimientos; la interesante gama del menú invitan, además, a volver y probar cosas nuevas.

* Desafortunadamente éste restaurant ya no está funcionando; una verdadera lástima, me habría gustado probar más de su oferta.

El Quetzal de Mindo se ha convertido en uno de mis lugares preferidos cada vez que voy al bosque nublado, a casi un par de horas de la capital; es pequeño, pero muy acogedor, y con un sublime aroma a café recién molido, que ahí mismo cosechan; se encuentra a poca distancia del parque central del referido poblado, lo que le da cierta intimidad.
Aquí también elaboran su propio chocolate, y preparan, a mi parecer, los mejores brownies que haya probado.
La trucha, los camarones, la chuleta, el pollo, acompañados todos con puré de papas y ensalada de verduras, son simplemente espectaculares, no sólo por su exquisito sabor, sino porque los vegetales, el café y el chocolate son cultivados de manera orgánica, haciendo la comida más saludable y deliciosa.

Cuando me sugirieron visitar Romolo e Remo (Av. República e Irlanda), me llamó la atención que quienes ahí laboran también contribuyeran proporcionando asistencia a niños en un hospital al sur de Quito, y que, de hecho, el mobiliario empleado en el equipamiento del restaurante, también fuera el resultado de otro de los proyectos con los que este grupo de voluntarios Italianos colabora arduamente. Degusté un excelente “penne all' arrabbiata” (pasta fresca picada, tomate, perejil y chili picante), y un delicioso tiramisú, excepcionales a decir verdad, como excepcionalmente nada costosos resultaron también los precios de la carta.

Lobo Sapiens - Travel Plus Ecuador

La Boca del Lobo (Quito) tuvo la acertada idea de abrir un nuevo local denominado Lobo Sapiens *, con prácticamente el mismo estilo en un ambiente que combina elementos de clásica elegancia, luz natural gracias a amplísimos ventanales, y un inmejorable jardín interior vertical.

En cuanto al servicio y menú, muy pulido, y la oferta es casi la misma de La Boca; el Salmón Ishpingo (canela picante del oriente ecuatoriano, con un toque de vino blanco), es UNA DELICIA (así, con mayúsculas), más aún si se la acompaña con un vino hervido de la casa; por otra parte, las Yuquitas kínder con sorpresa, continúan siendo insuperables, ¡y altamente adictivas!

* Desafortunadamente éste restaurant ya no está funcionando.

El Mediterráneo en la capital. Así podría definir la propuesta de Sophia restaurante (Quito), especializado en cocina Griega. Atendiendo la amable invitación que me hiciera Verónica, y con gran curiosidad de probar sabores diferentes, me animé a visitar este sobrio establecimiento.

Tuve oportunidad de departir con Nicholas, su propietario, quien con mucha amabilidad y diligencia atendió nuestras inquietudes. De entrada probamos los patés de la casa, el de berenjena y el de queso picante me parecieron particularmente excepcionales. Por acertada sugerencia de Nicholas, también probé el pulpo al carbón con aceite de oliva y orégano, increíble la verdad.

Sophiarestaurante - Travel Plus Ecuador

Nos animamos a probar el cerdo relleno y el pargo en salsa de vino blanco; como dije, quería probar sabores diferentes, y eso fue precisamente lo que encontré; tanto la presentación, las porciones y la preparación en sí me parecieron acertadas, el sabor es muy peculiar, muy cuidado, muy sano, eso es definitivo; todo ello, seguido por una amena plática, de cierta manera me acercó más a las raíces y cultura Griegas.

El soufflé de chocolate estuvo ESPECTACULAR (así, con todas las letras); una muy grata sorpresa resultó, también, el postre de nuez con helado.

Por si fuera poco, Georgios nos sorprendió con su inusitada habilidad para interpretar el café (que, dicho sea de paso, resultó excepcional). Para cerrar la noche, nos animamos a un shot de Mastika...

En definitiva, Sophia restaurante es una experiencia para los sentidos.

Chez Jérôme, Quito - Travel Plus Ecuador

Chez Jérôme (Quito) es, sin lugar a dudas, un auténtico referente de una experiencia gastronómica excelente y, siendo enteramente honesto, estaba ansioso por visitarlo.

Elegante, tranquilo, y brillantemente atendido, los platillos del reconocido Chef Jérôme Monteillet resultan excepcionales, por su sabor, frescura y acertadas proporciones. Él mismo conversa con cada uno de los comensales, los escucha, sugiere, y enseguida su gran creatividad empieza a generar en su mente los platillos que nos deleitarán.

De entrada probamos un Carpaccio de ternera, realmente delicioso, delicado; por sugerencia del Chef, nos animamos por un Magret de pato y, al fin, el Ossobuco de cordero tan esperado, todo ello acompañado por un buen vino "Paradoja", curioso híbrido de Cabernet Sauvignon y Malbec de la casa Dos hemisferios (Ecuador), muy acertado, debo decir, y de muy buena factura.

En cuanto a los platillos, todo lo que puedo decir es que la creatividad, el cuidado, y el saber de la buena cocina se pusieron de manifiesto en cada uno de ellos. Como anécdota les diré que al preguntar por el Ossobuco, el Chef Jérôme, arqueando la ceja, inquirió “¿Quieres probar MI Ossobuco?”. Y vaya que se lució.

Quedó comprobado por qué Chez Jérôme es, en definitiva, un lugar para deleitar los sentidos de principio a fin.

A pesar de llevar poco tiempo, Lúa restaurante (Pontevedra y Fco. Salazar, Quito) resultó, a mi parecer, un diamante en bruto.

La exquisita edificación invita a una cena íntima, relajada.

Roberto Ghigliazza, su co-propietario, comenta entusiasmado sobre sus platillos preferidos, y nos comparte que, de hecho, la carta es renovada semanalmente, lo que de por sí habla de su interés de ofrecer algo siempre diferente, audaz.

Lúa restaurante, Quito - Travel Plus Ecuador

De entrada, y siguiendo la recomendación de Roberto, probamos los Calamares crocantes en salsa de jengibre y ajonjolí, acompañados con focaccia, y los Langostinos a la parrilla en salsa de anticucho, estos últimos acompañados por tiras de yuca; debo decir que si van en pareja es aconsejable compartir sólo una entrada, pues las porciones son bien generosas, y realmente excepcionales en su sabor. ¡Bravissimo!

La Corvina al horno, cocida en aceite de oliva y Sauvignon blanc, acompañado con un exquisito risotto de coco, estuvo a la altura, suave, realmente bueno. Por otra parte, la Chuleta de cordero, acompañada de un majado de yuca con caponata y parmesano, y salsa de reducción con vino Pedro Ximénez 1971, estuvo perfecta; definitivamente el Chef Alexander (Perú) transmite toda su experiencia y conocimientos en sus creaciones, llenas de fusión y buen gusto.

El Malbec "Montelindo" (Argentina), también sugerido por Roberto, resultó extraordinario, de muy buen cuerpo, como para continuarla.

Ispahan - Lúa restaurante, Quito - Travel Plus Ecuador

Voy a permitirme unas líneas adicionales para referirme a los postres. El joven y talentoso Chef pastelero Santiago (Ecuador), apuesta por una atrevida fusión de sabores a la hora de hacer su propuesta. Con soltura y seguridad describe sus creaciones, y sugiere opciones acorde a lo ya degustado.

Probamos el Sobao con sorbete de naranjilla y albahacasí, albahaca!), que viene acompañado con un delicado bizcocho y helado de naranjilla; como dije, el ingenio a la hora de apostar por algo tan original quedan de manifiesto en este refrescante postre.

También probamos el “Ispahan” de almendras, lychee –cítrico– y té negro (del Chef pastelero Francés Pierre Hermé, un auténtico “capo”, en palabras de Santiago, y al probarlo confirmamos el por qué); éste vino acompañado de un sutil cremoso de chocolate blanco, resultando, en su conjunto, tan delicado y delicioso en verdad, que no podemos sino expresar nuestra más sincera felicitación y agradecimiento.

En ésta ocasión nos animamos a probar la propuesta de “Psári” (Suiza y República de El Salvador, Quito); el local es muy elegante y moderno a la vez, predominan el buen gusto y la acertada iluminación; lo suyo es una fusión bastante interesante, y en vista que el nombre del establecimiento sugiere comida de mar, quisimos aventurarnos en esas aguas, por así decirlo…

Empezamos con un Mushame de atún rojo, mismo que estaba marinado en aceite de oliva y orégano; lo curioso de ésta entrada es la presentación: En delicados rollitos de berenjena supremamente elaborados; su sabor es en verdad exquisito, y las porciones las adecuadas, muy recomendable.

Psari restaurant lounge bar, Quito - Travel Plus Ecuador

A continuación, probamos tanto la corvina bañada en reducción de oporto y champiñones, acompañada de puré al pestomuy bien preparado-, como el filete de “salmón al Psári”, preparado al horno, con una reducción de salsa de yogurtingenioso, y supremamente delicioso-, acompañado por una generosa porción vegetales salteados.

Sé que idealmente habría acompañado lo anterior con vino blanco, pero nos decidimos por el siempre buen MalbecTrapiche” (Argentina), que no defraudó.

La sorpresa de la velada la dio el postre, una increíble “Marquesa de chocolate”, que consiste en un delicado fudge de chocolate sobre salsa de café y espuma de Baileys, definitivamente fue el corolario perfecto, por su excelente textura.

En definitiva, “Psári” apuesta por dar un toque realmente especial a sus platillos.

 

Encontrar un buen restaurante de mariscos en la capital puede ser un desafío, y es precisamente éste reto el que asumió Snneda Rodas con El Arrecife restaurant, que cuenta con tres locales, uno por el sector de La Carolina, otro en La Mariscal, y otro en Tumbaco, ambos atendidos por muy cordial personal Manabita.

Probé las empanadas de verde y camaróndeliciosas!), el encebollado mixto, que estuvo a la altura, y el arroz con cangrejo, con un interesante toque de jugo de coco; debo decir que, en ambos casos, las porciones fueron por demás generosas, los ingredientes, frescos, y la sazón, sin duda, auténticamente costeña, que era justo lo que buscaba.

Con un ambiente que invita al disfrute, El Arrecife resulta ideal para compartir con familia y amigos, aunándose a esto su estratégica ubicación entre Quito y Tababela, donde se encuentra el nuevo aeropuerto capitalino.

 

En ésta oportunidad me referiré a la Marisquería Arrecife (Cdla. Guayaquil) ubicada en el Puerto Principal. Antes de aventurarme a visitar este local, revisé la carta en línea, y debo confesar que me sentí supremamente tentado.

El establecimiento en sí resulta un tanto pequeño para la cantidad de comensales que lo visitan, lo que implica cierta incomodidad para conversar, pero esto se compensa de cierta manera por el buen servicio, y sobretodo por la excelente sazón de sus platillos.

En ésta ocasión probé la “Corvina enrollada de cangrejo”, que consiste en una cama de carne de cangrejo en salsa, que literalmente envuelve a la corvina, en un plato de muy interesante factura y presentación. La textura y la fusión de sabores de mar resultó increíble y, aunque la su elaboración se hace esperar un poco, créanme que bien vale la pena, no saldrán defraudados, sino por el contrario, se animarán a probar, en una nueva visita, alguna de las otras opciones Gourmet que ofrecen.

 

Photo by Dim Sum Bar Quito

Volviendo a la Capital, visitamos “Dim Sum Bar” (atrás del Swissôtel). Lo primero que llama la atención, indiscutiblemente, es su decoración, elegante, supremamente minimalista, moderna.

De entrada probamos, como acertadamente sugirió nuestro camarero, los “Camarones crujientes”, bañados en salsa de mayonesa, ligeramente picante, mismos que estuvieron realmente excelentes, además que la porción fue muy generosa.

Como saben, me priva la carne –lo admito, así que probé la “Chuleta de cordero a la pimienta”, acompañada con bok choy (verdura china) y cebolla frita. Tan pronto el plato estuvo en la mesa el aroma a hierbas y a jugos nos asaltan gratamente. Estuvo muy suave, cocido de manera adecuada, y supremamente delicioso.

En vista que es un bar, y dado que buscábamos algo diferente, quisimos probar sus cocteles, y nos animamos por el “Chifa libre” y el “Lychee Martini”.

El primero consiste en ron, jengibre, limón, granadina, refresco de jengibre y soda clara: Dos palabras: ¡Muuuy bueno!

El segundo consta de vodka, lychee, y jugo de lychee. El lychee es una fruta que importan en conserva, bastante similar a la semilla de una guaba –de hecho, la semilla del lychee, tal como ocurre con la guaba, deja bastante poco para el fruto, que es justamente lo que se emplea en éste coctel. Como el lychee pasa “sumergido” en el vodka, al comerlo uno se lleva una menuda sorpresa.

Dos comentarios finales sobre éste establecimiento: Habría preferido servilletas de tela a las de papel; por otra parte, debo decir que llamó la atención el escasísimo número de comensales – y eso que era jueves.

 

Rincón Buenos Aires, Puembo

Buscando nuevas propuestas, ésta vez me aventuré a Puembo, tranquila parroquia capitalina ubicada a pocos minutos del nuevo aeropuerto.

Y es que, a escasos metros de la “Y” que lleva a la referida población, se encuentra el restaurante “Rincón Buenos Aires”, de Raúl Gianfrini, quien muy afable nos recibe e invita a ingresar al recinto, mismo que combina óptimamente lo rústico con un ambiente familiar en un espacio más bien íntimo. La música Argentina, de diverso género, no puede faltar, aunada a los cuadros y referencias gauchas.

Una de las cosas que muy particularmente me agradan es cuando el propietario se apersona no sólo de la atención, sino incluso de la preparación de los platillos; eso le da un sello particular que hace la diferencia con otros lugares.

Probamos el lomo fino y el bife de chorizo, acompañados con croquetas de puré y papas cocinadas, respectivamente; el corte, la sazón, la cocción y las porciones estuvieron realmente acertados. La curiosidad me llevó a preguntar sobre el lechón al horno, o a la cruz, que sí preparan bajo pedido y a la usanza tradicional, pues cuentan para el efecto con un horno de piedra donde, además, se elaboran pizzas artesanales.

Excelente comida, ambiente tranquilo, atención cordial y personalizada, y cuidado en los detalles. Así es “Rincón Buenos Aires”, un lugar como para volver, definitivamente.

Tener en cuenta que sólo se acepta efectivo; los precios no son onerosos, y bien vale la pena. La atención es únicamente los fines de semana.

 

Segundo muelle” (calle Isabel la Católica) es, sin duda, un referente en lo que a mariscos se refiere en la capital; y aunque la regla recomienda probar la especialidad, nos animamos a degustar algo un tanto diferente.

Empezaré diciendo que la carta es por demás interesante y bien lograda tanto en lo visual como en la oferta, y que los precios no resultan prohibitivos, como pudiera pensarse. Cuando pasamos al plano de lo real, los platillos resultan excelentemente elaborados y presentados, con porciones generosas y de un sabor muy cuidado.

De entrada probamos el Maki de conchas en salsa de maracuyá, combinación que resultó suprema; por otra parte, el espagueti al pesto con langostinos a la parrilla, y los tortellinis rellenos de cangrejo y ricota, estuvieron realmente deliciosos. Finalmente, el cheesecake de frambuesas estuvo inmejorable.

A pesar de estar prácticamente copado, la atención fue muy oportuna y cordial y, lógicamente, quedé con muchas ganas de volver y probar el tiradito de cangrejo y la corvina “a lo macho”, que se ven muy prometedores.

 

Fura Med Grill” * (Fco. Salzar y Toledo, La Floresta, Quito) nos sorprendió gratamente con su propuesta mediterránea “a la parrilla”.
El ambiente es moderno, sobrio, con una acogedora chimenea. El servicio por demás atento, literalmente, a cada minuto. Curioso la afluencia de comensales, recibiendo, todos, la misma rapidez en la atención.

De entrada probamos el pulpo Gaudí grillado, no sólo tenía un excelente aroma, sino una textura suave y un excelente sabor.

Photo by Fura

Luego vinieron unos EXTRAORDINARIOS langostinos, acompañados con risotto y bañados en crema de grappa, SUPREMOS en realidad, con una cuidadísima preparación.

De igual manera, el salmón del Pacífico, con un sutil puré y legumbres; el buen oficio y un acertado criterio en el balance de las texturas y sabores son evidentes. ¿Los postres? ¡Magníficos!
En definitiva, una muy grata impresión.

* Ahora es Bocatto da Fiorentino —Italian grill & ristorante.

 

Muckis, photo by Ghazy & Anja

Mucki’s restaurant”, la perla de El Tingo. Bien es sabido que las perlas requieren de mucha paciencia para encontrarse; a mi parecer, ésta analogía identifica plenamente a Mucki’s.

Se trata de un lugar simplemente fuera de lo común, donde se combinan en curiosa armonía lo rústico con lo familiar, en un ambiente natural y muy ameno, a la vez de tranquilo, que invita al disfrute de manjares únicos.

Su ubicación da la apariencia de estar ligeramente escondida, lo que a todas luces denota la intimidad y exclusividad del establecimiento. Se trata de una casa familiar, con muy singulares detalles por todas partes.

La música bávara nos recibe y con ella el muy cordial saludo de Thomas Contag, quien muy acertadamente hace las recomendaciones de su cuidada carta de comida a la usanza alemana. De aperitivo tuvimos una variedad de panes y pasteles de maíz, acompañados de paté de pato, que combinaron perfectamente con la ensalada agridulce. Luego vinieron las guarniciones para los platos principales.

Todas las carnes que probamos –pato, cochinillo, cordero, lomo importado, mostraban un exquisito y muy singular sabor, que Thomas aseguró que se debía a la preparación apegada a las recetas de su madre, de manos de un experimentado chef ecuatoriano, al uso de variedad de finas hiervas, al cuidado reposo del adobe, y al hecho que cuenten con su propio huerto y terrenos de crianza, lo que garantiza no sólo el abastecimiento necesario, sino también la frescura de los ingredientes, detalle que considero digno de resaltar.

Cada uno saboreó largamente cada bocado, y nos dejamos llevar por los deliciosos aromas y la suavidad y textura de las carnes y sus diversas salsas. Todo ello acompañado por un excelente merlot “Trapiche roble”.

Por otra parte, el “Apfelstrudel” con helado de vainilla –pie de manzana, se llevó las palmas en los postres por su exquisita y delicadísima factura, así como, sin duda, el perfecto helado de Cedrón ¡inigualable!

La prudente distribución de los espacios, y la pronta y siempre esmerada atención, así como las cuidadas porciones, permitieron que disfrutáramos de una comida realmente amena.

Le comenté a Thomas que Mucki’s fue de las primeras sugerencias que recibí para visitar; si bien es cierto tardé un poco en seguir tal recomendación, bien valió la pena, Mucki’s construye para sus comensales una experiencia gastronómica de calidad que no se encuentra fácilmente, lo que lo convierte en una auténtica perla. Tener en cuenta: La atención es de miércoles a domingo, y se recomienda reservar con anticipación.


Carmine ristorante” (Quito) combina el buen gusto, la atención denodada, y por supuesto, la comida magnífica. Desde el detalle del valet parking y la amabilidad de su personal, al verdor de su jardín y las destacables pinturas que matizan sus variados ambientes, pasando por la cortesía de Carmine Lettieri al acercarse a cada mesa, a pesar de lo concurrido del establecimiento... Todo se conjuga para aguzar los sentidos y transportarnos en sus cuidadísimos sabores.

De antipasto probamos la “Bresaola de ternera”, finísimas láminas de carne curada, servidas en aceite de oliva y salsa inglesa, acompañadas con rúcula, en verdad excelente. Luego probamos la “Vitello alla griglia” -carne de ternera a la parrilla, de preparación aparentemente sencilla, pero muy cuidada en los detalles que hacen que su textura se deshaga en exquisitos jugos que se disuelven en cada bocado, acompañada con risotto.

Carmine ristorante, Quito

El cochinillo definitivamente merece una mención especial por su calidad y la espectacular suavidad de la carne, más aún si consideramos -en palabras del chef Carmine, los prácticamente dos días que toma el proceso de adobe y cocción...

El delicado Tiramisú, con sutilísimos toques de café y chocolate negro, así como el generoso Limoncello, no pudieron ser más apropiados como corolario a una experiencia de auténtica bonísima mesa.

 

Hanzo, Peruvian-Japanese cuisine” (Quito) : Para ser un día martes, me sorprendió lo concurrido del establecimiento. A pesar de haber acudido sin reserva previa –lo que lamenté, el capitán del restaurante tuvo la gentileza de ubicarnos prontamente.
Situado en los dos pisos del penthouse, el local es amplio y sobriamente decorado con muy buen gusto e iluminación indirecta; tuve que imaginar la vista de sus ventanales, pues la noche capitalina suele ser bastante nublada en ésta época. Noté que disponen de estancias especialísimas para grupos Vip, lo que considero atinado. El servicio fue, en general, bastante cordial y oportuno, con repetidos acercamientos para asegurarse que estuviéramos a gusto.

Me llamó la atención la buena factura de los “Sour”, pues en otros establecimientos las proporciones de estos cocteles son exageradamente cuidadas, en desmedro de su calidad.
El ligeramente crocante “Dragon roll” resultó acertado como entrada, en él destacaron el sabor del cangrejo y del queso crema.
Por otra parte, las costillas de cerdo a la parillaa nuestro estilo” —en salsa BBQ, resultaron en verdad supremas. De igual manera y comparativamente, el contrastante salmón teriyaki, también a la parrilla, resultó interesante.

Una verdadera lástima la indisponibilidad del “volcán de cardamomo” –que fue lo que más llamó la atención en postres; en su lugar accedimos a un “tempura de brownie” –bombones rellenos de nueces, en los que considero destacable precisamente la tempura.

El punto lamentable a todo lo anterior, fue el ruido; la música electrónica a volumen considerable, y lo bullido del local, inducían a los comensales a conversar “a voz en cuello” —inaceptable, considero, para un local de la categoría, lo que sin duda desmereció por completo el ambiente y la velada. De igual manera, resultó lamentable la imposibilidad de encontrar parqueo en las limitadas calles del sector –a pesar del servicio de valet parking.

En definitiva, comida y servicio, destacables, pero el ruido


Restaurante “El Ventanal Colonial” (Loja y Venezuela, Quito)

Restaurante El Ventanal Colonial (Loja y Venezuela, Quito) *: Ubicado en el emblemático y recuperado barrio capitalino La Ronda, en una restaurada y notable propiedad de dos pisos del s. XVIII, El Ventanal Colonial ofrece un menú puramente tradicional, donde destacan los mariscos, las carnes, y los postres típicos, así como una interesante cava de vinos con dignos ejemplares locales e internacionales.

Sus diversos ambientes brindan el espacio ideal para propios y foráneos, dada su privilegiada localización, privacidad, y esmerada atención de su administradora, Lucía Besson, y de todo el personal.

El vistoso patio interior, y los amplios salones del piso superior, dotan de encanto y no menos cierta exclusividad para acoger exposiciones, presentaciones, y todo tipo de evento, en un ambiente muy particular.

De precios perfectamente asequibles, El Ventanal Colonial constituye, sin duda, una excelente alternativa para quienes buscan degustar la gastronomía ecuatoriana, en una estancia de la época pre-independentista de nuestra nación. ¿Dónde, sino en la mitad del mundo?
* Desafortunadamente éste restaurant ya no está funcionando.


La Belle Époque (Hotel Plaza Grande, Quito): Ubicado en la planta alta del prestigioso hotel Plaza Grande, en pleno centro histórico capitalino, con una magnífica vista de la emblemática plazoleta del mismo nombre, finamente decorado con la impronta característica de la reconocida Adriana Hoyos, el establecimiento nos recibe con una muy cuidada atención, en un ambiente suntuoso y acogedor a la vez.

Gastronómicamente, tanto el magret de pato como el lomo de ternera, con un ligerísimo pero acertado picante, estuvieron supremos en su cocción, textura y acompañamientos. Los postres, donde primó el chocolate ecuatoriano, fueron una auténtica y deliciosa sorpresa, destacándose el coulantexquisito bizcocho de interior líquido

Una de las características de La Belle Époque es el show de ópera en vivo, tipo carnaval veneciano, donde los virtuosísimos esposos Abigaíl y Juan Carlos deleitan con un muy variado repertorio que incluye cierta interacción con los comensales —mayoritariamente extranjeros.

La calidad interpretativa de ambos y su excelente manejo escénico se ponen de manifiesto en una divertidísima recreación de “La Traviata” de Verdi, “La donna è mobile”—aria de la ópera Rigoletto, la conocida “Granada”, hasta “I'll always love you”, que popularizara Whitney Houston a inicios en la década del 90, entre otras que hicieron las delicias de los asistentes, lo que sin duda hizo de la velada realmente especial e inolvidable, por el servicio y atenciones, las cortesías en los postres, el impecable ambiente, y muy especialmente por la suprema presentación operística.

 

Ati” –Restaurante Coreano Grill BBQ (Pasaje N24 e Isabel La Católica, La Floresta, Quito): “Es una dicha tener amigos a quienes extrañar. Reencontrarse con ellos convierte esa dicha en motivo de gran alegría”. Con ésta curiosa y acertada frase nos recibe “Ati”, cuyo nombre significa, precisamente, “amigo”.

Aquí tuvimos la oportunidad de degustar una fracción de la variadísima oferta coreana, entonces desconocida para mí. Platillos autóctonos, sabores inusitados pero realmente deliciosos, fueron parte de nuestro recorrido, que empezó con una sutilmente dulce crema de zapallo como entrada, seguida del KimbapEXCELENTE versión coreana del sushi, que en este caso estuvo acompañado con un langostino al vapor con queso mozzarella gratinado y pomodoro (tomate).

Seguidamente, el Banchan, o acompañantes tradicionales, entre los que sin duda destacaron las vainitas con ajonjolí negro, el nabo salteado con zanahorias, y los cubitos de papa salteados en salsa de soya; esto, como guarnición para la carne BBQ y el pollo, muy buenos en verdad y en generosísimas porciones, con el infaltable arroz blanco –que curiosamente no se enfría tan rápido.

Bastante comida, es cierto, pero MUY sana y de muy buen sabor; una buena taza de Sujeonggwainfusión fría de canela y jengibre, resultó ideal como bajativo.

El propietario de “Ati”, Song Tae Joo, estuvo SIEMPRE pendiente, al igual que el personal que muy amablemente nos atendió, indicándonos pacientemente parte de la historia de los platillos, de su preparación, etc., lo cual sin duda resultó interesante y complementó la experiencia.

 

Restaurante Casa Damián, asador–tasca” (Quito), ofrece varios ambientes discretos en los que predominan los motivos alusivos a la tauromaquia. De cordial atención y carta bien definida, las Chuletitas de cordero estuvieron a la altura de las expectativas en su cocción y textura. De igual manera la generosa Sangría clásica. En postres, el Sorbete de limón con champán, y el Ponche Segovianoinsuperable y delicado bizcocho tradicional, sin duda, destacaron por sí solos.

La modesta oferta artística en vivo resultó opacada por la música ambiental; esto, y la cercanía de los diferentes ambientes dio como resultado un efecto no muy agradable para los comensales.

La Briciola”, Cumbayá –Fabio Marotti y compañía demuestran, una vez más, que el buen gusto y el cuidado en los detalles son la clave de su éxito.

Con un modesto pero cuidado jardín, en una imponente construcción de ladrillo, donde predominan los colores y la luz naturales, “La Briciola” ofrece una muy especializada carta. La solícita atención del personal, y la prontitud con la que el pedido fue servido –considerando la alta ocupación al momento de nuestra visita, dan cuenta de la experiencia a la que hice referencia al inicio de este comentario.

En cuanto a los platillos, los camarones mediterráneos, en tomate y aceite de oliva –en pocillo de barro para conservar el calor, resultaron supremos como aperitivo. Me habría encantado probar el conejo, mas la alternativa del cordero al horno, servido en generosísimas rodajas de muy buen sabor, acompañados con risotto, no desentonó en lo absoluto. Por el contrario, el acertado vino de la casa –un Chakana Syrah Mendocino, lo complementó a la perfección. En postres, el mousse de chocolate resulta tentación y pecado, simultáneamente.


Ciré”, reescribiendo la cocina de autor. —La edificación de 3 plantas destaca por sí sola. Ubicada a pocos pasos del parque de Cumbayá, y poseedora de una magnífica vista a la ciudad capital desde su acogedora terraza, “Ciré” sobresale no sólo por su decoración, sino por el cuidado en los detalles.

Desde la cordialidad de Azucena al atender nuestra reserva, hasta la amabilidad de Xavier –quien, haciendo honor a su presentación, nos “consintió” durante la velada, Eric Dreyer y compañía están reescribiendo el concepto de cocina de autor, creando una experiencia que agasaja los sentidos.

Ciré, Cumbayá (Cortesía)

El predominante estilo “vintage” en los ambientes, el uso de colores pastel y de la abundante luz natural, propia del valle, y la prolija distribución del espacio, predisponen al comensal para el deleite y la tertulia.

La carta denota esmero, buen gusto e innovación. El “Tinto de verano” –refrescante bebida consistente en vino tinto, soda blanca, lima y hielo, definitivamente cumple su cometido. En cuanto a los platillos, la “canilla de cordero”, servida con guarnición de puré artesanal, tomates al horno, y una magnífica ensalada, resulta excepcional, dada la cocción requerida. El “bife de chorizo importado” literalmente se deshace al degustarlo, este, acompañado con ñoquis de papa y vegetales salteados. El “arroz caldoso de mariscos” es simplemente sobresaliente y abundante.

El pato, la langosta y los postres, invitan a un pronto retorno. En definitiva, “Ciré” brinda una experiencia que se disfruta de principio a fin.

Recomiendo acudir temprano, y con reserva, pero sobretodo, con el genuino deseo de compartir y disfrutar sin prisa de un ambiente y platillos excepcionales.

 

ZFood, pescadería” (Coruña & Whymper, Quito) —Cuando la atención de un establecimiento no es óptima, prefiero desistir de redactar un comentario. Sin embargo considero que, en este caso, es necesario hacer ciertas observaciones.

Personalmente, admito que me movió la curiosidad de probar esta nueva oferta del grupo “Z” (Zazú, Zao, Zinc). Lo primero que llama la atención es la inapropiada disposición del reducidísimo espacio, lo que resta privacidad a los comensales. Luego, la limitada propuesta del menú, la indisponibilidad de algunos de los platillos, justamente los más llamativos, la carencia de una carta de vinos —hubo que elegirlos de una repisa, y la botella fue puesta en el asiento contiguo, y, lo más inaceptable, que los platos elegidos no fueran los que obtuvimos, y que estos, de hecho, no tuvieran la factura que se esperaría, y que fueran acompañadas con exiguas guarniciones, desilusionaron hondamente.

Si hay algo que se podría rescatar, empero, es la frescura de los productos.

Al reflexionar sobre la relación calidad/ precio, los costos no resultan para nada onerosos, es cierto; sin embargo, la calidad, proporciones y servicio dan qué desear. Todo aquello puede mejorarse, si en verdad buscan destacar en un segmento ampliamente dominado por la comida de nuestro vecino del Sur.

 

Le Continental” (Downtown Québec City) —Located a few blocks from both the Citadelle and the Château Frontenac, Le Continental’s cozy interior invites to delight.
We tried the smoked salmon as appetizer, and felt in love with its delicate texture. The noisettes of veal tenderloin were simply SPLENDID in every aspect, and the Continental's filet mignon flambé, prepared right next to our table, was superb. All accompanied by a magnificent Californian wine that enhanced the already great taste of the meal. For dessert our waiter brought an exquisite dark chocolate cake slice and a smooth chocolate with ice cream. It was perfect, period.
I can only think in one word to describe the whole experience, and that is: Poetry.
It was quite pricey, indeed, it but definitively worth the trip.

 

Grano Ristorante” (Mississauga) —It is said that treasures are hidden at unsuspected places. That’s exactly what happened with this lovely restaurant. Its cozy decoration and intimate atmosphere invite to detach from the rush for a while. Maybe that’s why this establishment is just a little hidden from main streets. And I definitely appreciate that.
The trout fillet with veggies and risotto, and the veal scaloppini in white wine sauce with smashed potatoes were as juicy and delicate as you could expect, and they were served in no time. We accompanied it with a very generous Chilean “Santa Rita”. For dessert, we tried the homemade chocolate cheesecake, which was absolutely fabulous.
Impeccable service, and a wonderful glance of Italian taste, this is definitely a place to return. BRAVISSIMO!

 

Blu Ristorante”(Yorkville Ave., Toronto) is located at one of Toronto’s most exclusive areas. The night we visited it, Blu was particularly busy, but despite of it the service was extremely efficient and the menu, fantastic. I truly enjoyed the delicate Beef tenderloin carpaccio; in the other hand, the Stuffed chicken with zucchini and roasted polenta was magnificent. A generous “Chianti” wine with delicious bouquet, together with the enjoyable live music, were the perfect complement.

 

La Maquette” (King St. E, Toronto) —I was told this was probably one of the most romantic restaurants in downtown Toronto… and I think it’s true. The elegantly decorated, and excellently attended “La Maquette” combines perfectly the intimacy you’ll expect, and the fabulous taste of their gastronomic offer, all enhanced by a superb guitar solo, and the always opportune waiters service.
I’ve to admit that I'm a meat lover, and both the juicy Angus Striploin and the remarkable Rack of Lamb were excellent on every aspect. The “Ruffino
Chianti Classico Riserva Ducale was a right choice and gave the entrées a magnificent balance.
There’s not a single negative thing about my visit to “La Maquette”; I knew it would be quite pricey, but all the experience was truly enjoyable and, definitely, worth paying.

 

Aria Bistró and Lounge” (Main St., Brampton) –Being at the top of the “must visit” restaurants is certainly a hard task that demands quality on every aspect to guarantee a memorable experience. I think Aria fulfills it all. The remarkably renovated house features large areas to host private events simultaneously, and cozy rooms for more quiet dines. Our waiter, Samuel, was simply excellent. We tried the winter fixe menu: The Angus beef sliders were outstanding, the pork chop with a side of salads and mashed potatoes was cooked to perfection, and the cheesecake was unbelievably delicious –special congratulations for the pâtissier. We felt greatly surprised for the generous sizes of the portions and for the unique taste of their homemade bread as well. This is, definitely, a place to come back.

 

We had a BLAST at Jamie Oliver's (Square One, Mississauga). The Parma's pizza is deliciously juicy, and the prosciutto on it is outstanding... I'll maybe add some mushrooms and a few chili flakes to enhance just a little bit. The chocolate brownie is, as its name accurately suggests, EPIC: It melts in your mouth. For refreshment drink, we highly recommend the Paloma italiana... it has a truly interesting mix that will cheer you up. Cin Cin!.

La Castile steak house (Dundas St. E, Mississauga). One thing is to read about it. That's a fact. However, I must say that, by far, La Castile have the best steak I've ever had. Generously portioned, and perfectly cooked. Splendid. Period. It's a pricey restaurant indeed, but the atmosphere, service and most importantly their spectacular prime steaks are more than worth the bill... no surprise that the place was practically packed when we visited it.

Entre mis pendientes quedan, entre otros, Tiestos (en Cuenca), por la cordialidad de su chef y cuidado e ingeniosa combinación en la preparación de platos típicos con un toque muy especial, Tierra de Fuego (en Cuenca) por su interesante propuesta en horno de leña, el restaurante boutique de Felipe Rivadeneira (en Riobamba), así como La Casa di Nonna Tere, Sur, y Rincón de Francia, en la capital.

 

Como mencioné al inicio, sus sugerencias son bienvenidas al siguiente correo
dinnerout@travelplusecuador.com

¡Buen provecho!

Revisión: May. 23/ 2017.
Prohibida su reproducción total o parcial.

 

Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Blogging Ecuador: Blog de contenido alternativo, reseñas, reflexiones y afines Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Hacienda Uzhupud – Paute: Historia, naturaleza y confort Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador La Estelita – Ibarra: Sinónimo de tranquilidad y excelente atención Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Restaurantes de Ecuador: Más que una guía, apreciaciones y recomendaciones de lugares únicos para visitar, degustar y compartir en Quito, Cuenca, Manta, Guayaquil Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Explorando la laguna de Sucus: En busca del oso de anteojos Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Volcán Guagua Pichincha: escalada deportiva libre en las paredes de roca.
Hacienda La Compania - Travel Plus Ecuador "Entre pétalos e historia": Hacienda La Compañía, simplemente única.
Hacienda El Porvenir Ruminahui Cotopaxi cabalgata - Travel Plus Ecuador "Ecuador, tierra de volcanes": cabalgata en los alrededores del Rumiñahui.
Reserva Bellavista Mindo Nambillo bosque nublado orquidea colibri - Travel Plus Ecuador Reserva Bellavista: un paraíso de orquídeas, colibríes y naturaleza.
Hacienda Pinsaqui Cotacachi Otavalo San Pablo del Lago Cabanas del Lago - Travel Plus Ecuador Camino a los Lagos: visitando San Pablo del Lago.
El Cajas Parque Nacional Sigsig  Cuenca trucha - Travel Plus Ecuador Viaje al fin del mundo: de El Cajas a Sígsig.
Cotopaxi Parque Nacional - Travel Plus Ecuador En el Cotopaxi, casi sin aliento: una experiencia inolvidable en éste imponente volcán nevado.
Bosque Nublado Mindo Nambillo Quito Nanegalito cascadas - Travel Plus Ecuador Bosque Nublado de Mindo: una de las más grandes reservas de aves de Ecuador.

Diseño y Textos: Félix Freire Rosas
Registro de Dominio y Alojamiento Web: InternetMasters.com