Travel Plus Ecuador Galapagos Tours Ecuador Decameron Colombia Transporte Aventura Relax Haciendas Tickets

Reserva Bellavista Mindo Nambillo bosque nublado orquidea colibri - Travel Plus Ecuador Reserva Bellavista:
un paraíso de orquídeas, colibríes y naturaleza.

Aquella mañana, algo fría aunque despejada - considerando lo nublado y lluvioso que había sido el día anterior - nos enrumbamos al Norte, cuyas vías a ésa hora se mostraban más o menos libres... La ciudad parecía bostezar y, lentamente, despertarse para su jornada habitual. Ésa era, precisamente, una de las razones por las que salimos temprano.
La mañana avanzaba cuando pasamos por la Ciudad Mitad del Mundo y nos maravillamos recordando los estudios astronómicos tanto de los Quitus como de la Misión Geodésica, y cómo ése legado científico ha perdurado hasta nuestros días. Nos detuvimos por unos momentos en el mirador del volcán Pululahua. Inusualmente despejado, el volcán nos regaló una magnífica vista de sus vestigios y sembríos aledaños.

BELLAVISTA - main Casa Domo by bellavista cloud forest reserve Mindo Nambillo

www.TravelPlusEcuador.com Inicio
Tours en Ecuador
Galápagos a su alcance
Colombia con Decameron
Promociones y otros destinos - Travel Plus Ecuador Promociones y otros destinos
Formas de pago - Travel Plus Ecuador Formas de pago
Seminario sobre Internet
Diseño de páginas Web
Asesoría Internet
Proyecto Aventura Ecuador - Travel Plus Ecuador Proyecto-Aventura
Artículos Turísticos sobre Ecuador - Travel Plus Ecuador Artículos Turísticos
info@travelplusecuador.com
Mapa del sitio - Travel Plus Ecuador Mapa del sitio


Continuamos hasta la tranquila y cuidada población de Calacalí, donde hicimos otra breve parada, luego de lo cual retomamos la vía principal. El paisaje montañoso, con sus coloridos sembríos, poco a poco empezó a cambiar por un tupido y elevado bosque; avisos de comedores y paraderos turísticos se dejaban ver de cuando en cuando. Aquel que daba cuenta del "oso de anteojos" llamó mi atención: Era raro verlos cruzando el carretero, mucho menos en el bosque donde vive; no en vano reservas como Bellavista contribuyen directamente a preservar y mantener su hábitat.
"Aquí empieza el "camino malo", son 12Km hasta llegar a la Reserva..."; se trataba de un camino de segundo orden, irregular, algo "difícil" en unos pocos tramos (sobretodo para quienes gustan por ir en bicicleta, por lo pedregoso y empinado), que nos llevaría a nuestro destino. El bosque se alzaba ante nosotros, imponente, verde, con unos pocos nubarrones. Pasamos por unas cabañas donde, recientemente, instalaron un impresionante teleférico que permite ver desde las piscinas de trucha y riachuelos de pesca deportiva, hasta llegar a una cima; una vista y recorrido espectaculares, supongo...


Seguimos nuestro camino, hasta que, finalmente, llegamos a la entrada de la Reserva de Bellavista (2200 m.s.n.m). Nuestro guía ya nos esperaba, binoculares en mano. El impresionante domo central, y los incesantes zumbidos de curiosos y coloridos colibríes nos daban la bienvenida. La pulcritud y el orden son el factor predominante en toda la estancia, donde se destaca el acertado uso de materiales y diseños ecológicos para el cuidado del entorno. Después de darnos todas las indicaciones necesarias y de calzarnos sendas botas plásticas, y "armados" de mucho entusiasmo, salimos a hacer una caminata guiada por uno de los senderos con que cuenta la Reserva; todos éstos se hayan perfectamente señalizados y acondicionados para respetar el medio ambiente circundante y proveer al turista un paseo reconfortante y único en medio de los bosques nublados primario y secundario; sorprende, gratamente, que en escasos 10 años (desde que se convirtió ésa zona en Reserva) ése bosque se haya regenerado, permitiendo que variedad de especies de plantas, aves y mamíferos re-habiten el área.

Al empezar la caminata, vimos cómo en ésta Reserva se preocupan por clasificar los desperdicios orgánicos de los inorgánicos, donde a los primeros se los emplea para enriquecer los suelos, y los segundos, convenientemente dispuestos, son remitidos a la Capital; más adelante, un pequeño taller, donde trabajadores de la Reserva elaboran todo lo necesario para el Lodge. El sendero nos condujo por intrincadas subidas y bajadas en medio del bosque, donde altísimos árboles "luchaban" entre sí por alcanzas la luz del sol; incontables veces nos detuvimos, atentos al susurro del viento, del más mínimo movimiento de las hojas, para tratar de captar alguna de las muchas aves que cantaban por doquier; habremos visto, por lo menos, una veintena, entre picaflores, gorriones y tucanes, a más de las plantas y una docena de variedades de orquídeas e insectos; incluso encontramos, oculto entre las ramas, un diminuto nido de ave... Las hojas color naranja de "Sangre de Dragón" estaban por doquier, y las ramas de la espesura nos obligaban, mientras avanzábamos, a rendirle merecida reverencia de gratitud y admiración a ésta maravilla natural. La neblina se hacía, a ratos, un poco más densa, casi podíamos tocarla, mientras ésta entrecortaba el paisaje, rematado por el insistente canto de las aves. Una ligera falta de aliento en nuestra subida evidenció que estábamos "un poco más arriba" de la altura media a la que se encuentra el Lodge. Cada sendero tiene su nivel de dificultad y de aventura, pudiendo combinarse la caminata con un paseo a caballo (hay unos 5 en la Reserva a disposición de los turistas), mas en todos predomina el contacto con la naturaleza y sus portentos.

Satisfechos del recorrido, emprendimos el regreso al domo, mismo que fue "cortado" por un inquieto colibrí que nos hizo frente y nos rodeó mientras nos miraba, atraído, quizás, por el colorido de nuestras prendas, para después perderse vertiginosamente, dejándonos absortos.
En el camino al domo hay varios recipientes que contienen agua azucarada cuyo aroma atrae a los colibríes, y éstos están constantemente rodeándolos y disputándose un sorbo, entre zumbidos y aleteos incesantes; es posible verlos desde tan cerca, que no hay palabras para describir la gracia de sus movimientos, de la viveza de sus colores y de sus variedades, casi hasta puede contarse a qué velocidad ingieren el néctar; los hay desde los más diminutos, hasta de tamaño considerable, con largas colas bifurcadas que a ratos recuerdan un Ave Fénix en miniatura.

Después de dejar las botas en la bodega respectiva, llamaron a almorzar, y empezaron a retornar otros grupos de viajeros que también habían salido a caminar temprano, todos muy contentos del recorrido y comentando animadamente lo que vieron. La comida, buenísima, saludable (no se consumen carnes rojas, sino blancas, truchas, ensaladas vegetales y frutas), con ése toque especial que siempre invita a una relajante siesta, mientras la neblina iba y venía, anunciando la lluvia, que no se hizo esperar. En la sobremesa se acercó Walter, propietario y administrador de la Reserva, quien tuvo la cortesía de reiterarnos la bienvenida, y escuchó, satisfecho, nuestro entusiasmado relato sobre lo que acabábamos de ver. Es digno de encomio la labor no sólo turística sino de preservación que se lleva a cabo en Bellavista. Todas las facilidades necesarias están dadas, siendo el único requisito necesario el amor y compromiso para con la naturaleza, además de un conveniente reporte de alergias y problemas de salud (por el cambio de altitud que se pueda experimentar, o el grado de dificultad del sendero elegido), indispensable para proveer el cuidado necesario para el correcto desenvolvimiento del tour.

Posteriormente, nuestro guía nos llevó a conocer las instalaciones, empezando por las cómodas habitaciones del domo: Las hay con baño privado y compartido, limpísimas todas, siendo su particularidad su curiosa configuración que permite una extensa vista a los alrededores. El mantenimiento tanto de techos como de pisos se hace con regularidad debido, sobretodo, al clima predominantemente lluvioso, lo que asegura el adecuado estado de la infraestructura.
Con capacidad para alojar a más de 60 personas, Bellavista cuenta con un Centro de Interpretación e Investigación, donde grupos de alumnos extranjeros de Biología, Ecología, Ornitología y Quiropterología vienen regularmente a realizar labores investigativas y de control. También hay grupos de voluntarios que contribuyen con la construcción de más infraestructura para la Reserva...
La lluvia se había hecho más intensa en ése momento, pero ello no amainó el entusiasmo de otro grupo de turistas que, ése rato, salió a recorrer otro sendero, acompañados por otro guía.
Era hora de emprender el retorno a Quito; durante el camino rememoraba en la paz que experimenté, y en lo encantado que quedé de todo el entorno, de las atenciones recibidas, y de la cordialidad de quienes hicieron de aquella breve visita algo inolvidable, que espero, pronto, tener oportunidad de compartir no sólo mediante éste relato, sino también con todos aquellos que así lo deseen.

archivo PDF de Adobe Acrobat Reader Tour de 2 días/ 1 noche a Bellavista

Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Blogging Ecuador: Blog de contenido alternativo, reseñas, reflexiones y afines Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Hacienda Uzhupud – Paute: Historia, naturaleza y confort Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador La Estelita – Ibarra: Sinónimo de tranquilidad y excelente atención Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Restaurantes de Ecuador: Más que una guía, apreciaciones y recomendaciones de lugares únicos para visitar, degustar y compartir en Quito, Cuenca, Manta, Guayaquil Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Explorando la laguna de Sucus: En busca del oso de anteojos Artículo nuevo
Volcan Guagua Pichincha - Travel Plus Ecuador Volcán Guagua Pichincha: escalada deportiva libre en las paredes de roca.
Hacienda La Compania - Travel Plus Ecuador "Entre pétalos e historia": Hacienda La Compañía, simplemente única.
Hacienda El Porvenir Ruminahui Cotopaxi cabalgata - Travel Plus Ecuador "Ecuador, tierra de volcanes": cabalgata en los alrededores del Rumiñahui.
Reserva Bellavista Mindo Nambillo bosque nublado orquidea colibri - Travel Plus Ecuador Reserva Bellavista: un paraíso de orquídeas, colibríes y naturaleza.
Hacienda Pinsaqui Cotacachi Otavalo San Pablo del Lago Cabanas del Lago - Travel Plus Ecuador Camino a los Lagos: visitando San Pablo del Lago.
El Cajas Parque Nacional Sigsig  Cuenca trucha - Travel Plus Ecuador Viaje al fin del mundo: de El Cajas a Sígsig.
Cotopaxi Parque Nacional - Travel Plus Ecuador En el Cotopaxi, casi sin aliento: una experiencia inolvidable en éste imponente volcán nevado.
Bosque Nublado Mindo Nambillo Quito Nanegalito cascadas - Travel Plus Ecuador Bosque Nublado de Mindo: una de las más grandes reservas de aves de Ecuador.

Diseño y Textos: Félix Freire Rosas
Registro de Dominio y Alojamiento Web: InternetMasters.com